Carbono 14

Crecimiento de la cultura Creativa de los emprendimientos

La percepción de las empresas está cambiando. Progresivamente el modelo centrado en el producto o servicio está evolucionando a un modelo concentrado en el usuario. Este hecho, que confluye con el crecimiento de la cultura creativa, ha dado lugar a una nueva metodología de trabajo en las compañías llamada Design Thinking.

El objetivo de este “pensamiento de diseño” es potenciar la innovación. Design thinking “es un proceso,que aplica a la creación de ideas nuevas e innovadoras y resolución de problemas”. Por ello, puede afirmarse que, en esencia, consiste en la adopción de los procedimientos de trabajo y la forma de pensar de los equipos de diseño a la hora de resolver obstáculos y necesidades.

Método Design Thinking: cómo implantarlo ?

Existen  cinco criterios bajo los cuales se puede implementar esta metodología que puede funcionar en cualquier empresa y sector de forma exitosa:

1. Empatizar

En esta primera etapa es necesario observar al usuario con la finalidad de comprenderlo. Como creadores, nuestra meta es resolver problemas que no son nuestros. Por tanto, para comprenderlos verdaderamente, debemos estar atentos a cualquier información facilitada por el usuario  y siempre buscar nuevos puntos de vista sobre el problema, por ejemplo.

La finalidad de esta fase es conocer a nuestro público, empatizar con él y de este modo, entender cómo piensan nuestros potenciales clientes y comprender en detalle qué les importa y preocupa.

2. Definir

Una vez está recopilada toda la información del usuario, se deberá analizar y resumir para contextualizarla. En esta etapa el objetivo principal es definir correctamente cuál es el desafío concreto a solucionar. Para ello, es de especial utilidad tratar de configurar un perfil de usuario modelo, delimitar sus problemas y definir sus características. Atendiendo a este consumidor tipo, se diseñará la solución o producto; es decir, marcará el punto de vista del que partirá el desarrollo del diseño.

3. Idear

En este punto la creatividad del grupo jugará el papel principal. No se trata de encontrar la solución perfecta, sino de generar el mayor número de alternativas posibles. Aquí todas las ideas son válidas y tienen la misma importancia, desde las más obvias hasta las más sorprendentes e inesperadas. Hay que dejar fluir la imaginación.

Una de las mejores dinámicas para fomentar la creatividad es el brainstorming o metodos que utilizan algunas agencias de publicidad globales.

Siguiendo esta idea, el método Design Thinking requiere esa fuerza colectiva para alcanzar el mayor grado de innovación y originalidad posibles. Los resultados inesperados son no solo buenos, sino recomendables. Es fundamental disponer del mayor número de opciones. Después, se filtran las ideas y mediante consenso se seleccionarán las que se consideren más viables o que resuelven mejor cada problema.

4. Generar prototipos

Se trata de hacer las ideas tangibles, generando prototipos de cada una de ellas. Esta tarea ha de plasmarse de la manera más asequible posible (un esquema, unas instrucciones, una animación y/o un vídeo).

Lo importante es que se asemejen al producto final lo máximo posible, para poder comunicar la idea de forma más precisa y obtener un feedback rápido, evitando un coste elevado o un desarrollo demasiado extenso.

5. Evaluar

Esta es la etapa final de la metodología de pensamiento de diseño. La evaluación estará a cargo de los propios clientes, que recibirán el prototipo de la idea seleccionada para comprobar si realmente resuelve su problema.
La fase de evaluación nos da la posibilidad de aprender sobre los usuarios y las posibles soluciones. Se les otorga una o varias soluciones para ver cuál de ellas prefieren y se observa su experiencia de uso. Es recomendable no explicarles nada sobre el prototipo y dejar que lo descubran por sí mismos.

Después se les solicita feedback y opiniones sobre los prototipos que se han creado. Las referencias del usuario nos ayudarán a saber si le hemos comprendido o hemos satisfecho su necesidad. A partir de aquí sabremos si el prototipo es válido o debemos volver atrás en el proceso, incluso volver a la fase de idear. Es muy probable que haya que modificar el prototipo en varias ocasiones y evaluarlo hasta conseguir que se adapte a las necesidades reales del usuario o cliente ideal.

¿Por qué trabajar mediante el pensamiento de diseño?

Aplicar herramientas de Design Thinking ayuda a la empresa a mantener una búsqueda constante de soluciones innovadoras o que planteen mejoras a productos ya existentes. Además, esta disciplina permite generar emprendimientos más creativos y facilita la gestión de los recursos y minimiza los riesgos.
Si atendemos a las ventajas que tienen las herramientas de esta metodología aplicado a la empresa, estas son las principales:

●    Nos orienta hacia el cliente: nos aseguraremos de que nuestros productos/servicios/tecnologías se adaptan y resuelven sus necesidades.
●    El resultado tiene un valor añadido: el hecho de que nuestra solución haya nacido en el propio seno del cliente, que es quien lo utilizará, le da un valor añadido que lo diferenciará de la competencia.
●    Reduce los riesgos económicos: se neutralizan la mayor parte de las dudas que surgen cuando se inicia un negocio o una nueva línea. Tendremos éxito o nos equivocaremos de un forma más rápida y habiendo dedicado menos recursos.
●    Es un proceso ágil: su implementación consiste en pasar de idear a construir, medir y aprender. Es un proceso que combina muy bien con la metodología Lean Startup y Agile.

Te puede interesar: La importancia de la creatividad en un emprendimiento.

●    Fomenta la creatividad y facilita la innovación: el Design Thinking prepara nuestra mente para explorar, mirar más allá y explotar nuestra capacidad creativa. Gracias a ello se fomenta la innovación para crear nuevas empresas, pero también para emprender dentro de tu propia empresa.

¿Cómo prepararse para aplicar Design Thinking?

Para implementar el pensamiento de diseño, es imprescindible preparar la mente. El equipo tendrá que dejar en un segundo plano las habilidades de ejecución para centrarse en la innovación y convertirse en generadores de ideas revolucionarias. Para ello, es clave:

– Estar abiertos al aprendizaje y ser tolerantes con el error

– Disponer de una visión generalista

– Enfocar retos muy diversos

– Ser capaces de empatizar con nuestros clientes.

Justamente en Carbono 14, y con el fin que puedas conocer y poner en acción todas las herramientas que ayuden a tu emprendimiento, es que somos una escuela creativa que potencia lo que aún no has despertado ¿Qué esperas?  tenemos el curso para ti CREATIVIDAD PARA START UP 

Solicita más información INBOX o coméntanos.
informacion: www.bit.ly/creatividad-startup-C14
También puedes comunicarte 942 301 697 // 044 733025 // info@carbono14.edu.pe

Encuéntranos:

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.