Carbono 14

Qué vale más, ¿vivirlo o que te lo cuenten? Marketing Experiencial

Desde el punto de vista del marketing experiencial, los consumidores del siglo XXI estamos expuestos a una media de 3.000 impactos publicitarios al día, aunque sólo somos capaces de percibir una pequeña cantidad de todos ellos. Este dato implica que estamos a todas horas recibiendo estímulos que tratan de convencernos de los productos y servicios que debemos de adquirir frente a las múltiples alternativas de compra que existen en el mercado. El problema para las marcas es que, debido a la enorme saturación de mensajes, hemos desarrollado una habilidad de selección perceptiva que nos permite desechar la gran mayoría de ellos, siendo capaces de recordar únicamente el 12% de las marcas que impactan diariamente con nosotros.

Ante esta realidad, las empresas se enfrentan al reto de sorprender y enamorar a sus consumidores, puesto que cada vez resulta más complicado posicionar una propuesta de valor y conseguir que ésta sea percibida y recordada por el mercado.

Esta circunstancia ha obligado a cambiar la forma de hacer marketing para apostar por estrategias originales que busquen generar actitudes positivas de compra a través de la creación de experiencias únicas que conecten a las marcas con sus consumidores. De este modo y haciendo acopio de que es preferible vivirlo a que te lo cuenten, se ha abierto camino hacia un nuevo marketing, el marketing experiencial.

El marketing experiencial, también conocido como marketing sensorial o emocional, es un complemento al marketing mix tradicional que se centra en el viaje del consumidor y en las experiencias que éste obtiene durante la comercialización y el uso del producto o servicio. Se fundamenta en la interacción entre la marca y el cliente a través de acciones no convencionales y creativas capaces de despertar sentimientos y emociones para el usuario, quién se convierte en el auténtico protagonista de la marca, generando una fuerte identificación con ella y un elevado grado de recuerdo.

Las acciones de marketing experiencial beben de la originalidad y de la creatividad, puesto que si hay una premisa que toda acción debe cumplir es que tiene que ser capaz de sorprender al usuario.

Trabajar con este tipo de ideas ganadoras nos abre un abanico de posibilidades muy amplio que se beneficia de dos principales ventajas:

  1. Las acciones de marketing experiencial no requieren, necesariamente, de una inversión elevada puesto que se puede realizar bajo la filosofía del marketing de guerrilla. Un ejemplo de una de las marcas de referencia en lo que respecta a marketing sensorial, Coca-Cola, fue su campaña ‘open happiness’. En esta acción, redefinieron el concepto de envolver regalos adaptando un MUPI (mobiliario urbano para información) para conseguir un soporte que dispensara papel. Consiguiendo una fuerte vinculación emocional entre su posicionamiento de marca y la felicidad que envuelve a los regalos.
  2. Las acciones de marketing experiencial son propensas a viralizarse en Internet, generando mucha notoriedad e interacción entre los consumidores digitales. Siguiendo de la mano de Coca-Cola, un ejemplo podría ser la acción realizada para la promoción de la película 007 Skyfall, donde el street marketing y el marketing viral combinaron a la perfección.

Encuéntranos:

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.